sábado, 16 de octubre de 2010

Titanic, el amor se congela en el Atlántico norte

Pues si, de nuevo el amor conquista los corazones de la academia de los oscars, los corazones de los productores que se forraron y los corazones de las quinceañeras enloquecidas con un jovencísimo Leonardo Di Caprio.

El talentoso coleccionista de dolares James Cameron hizo realidad el proyecto y la llevó a la cumbre de la história del cine, para algunos algo sobrevalorada, para otros una obra de Arte.

Sea lo que sea, no es mas que una historia de amor, entre un joven sin recursos, ciudadano de tercera interpretado por Leo Di Caprio y su amor, una pija, relamida y lechosa que da vida Kate Winslet.

Estos jóvenes cruzan sus vidas al embarcarse en el lujoso trasatlántico, se conocen, se enamora, los separan, se vuelven a encontrar, se quieren mucho mucho, y se empañan los cristales. en fin, lo que hemos visto un millón de veces.

Voy al grano que se que estais ansiosos por saber el final. No, no son felices y comen perdices no. Todo acaba cuando Jack y Rose están flotando en medio del océano ayudados por una minúscula tabla de madera que flota a duras penas sobre las frías aguas del atlántico norte.
El joven Jack muere congelado y Rose vive lo suficiente para ser salvada.

La sala de cine llora el desenlace, y desde SpoilerBlog os ahorramos el mal trago.


1 comentario:

neovallense dijo...

Y no hay que olvidar que es la ya abuelita Rose la que tiene la joya, y que la deja caer así como sin querer por la borda del barco de los saqueado... estoooo, buscadores de tesoros.

Publicar un comentario